¿Qué novedades trae la nueva Ley de Vivienda y Hábitat (Ley 2079 de 2021) para el acceso a la vivienda urbana y rural?

La nueva Ley incorpora el concepto de enfoque diferencial de la Vivienda de Interés Cultural -VIC, así como proyectos de vivienda y usos complementarios en el proceso de reincorporación y normalización en el marco del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Así mismo, introduce instrumentos de fomento para el acceso a vivienda urbana y rural.

Concepto de enfoque diferencial de la Vivienda de Interés Cultural -VIC

En el artículo 6 incorpora el concepto de enfoque diferencial de la Vivienda de Interés Cultural -VIC. Las VIC parten de las particularidades de los territorios y su clima y se caracterizan porque: su diseño, construcción, financiación y criterios normativos obedecen a costumbres, tradiciones, estilos de vida, materiales y técnicas constructivas y productivas, así como a mano de obra locales.

La Ley diferencia entre las VIC del entorno urbano y las del entorno rural disperso y centros poblados. Igualmente, señala que los resguardos indígenas, los consejos comunitarios de comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras (NARP) podrán aplicar a las VIC mediante un sistema de asignación por listados censales de acuerdo con la autonomía de las comunidades.

 Se considera que es un avance importante en el reconocimiento de la multiculturalidad que caracteriza nuestro país y de brindarle la posibilidad a los Bienes de Interés Cultural (BIC) de contar con una base normativa que fortalezca su gestión, lo cual se espera, se concrete en la reglamentación que deberá expedir el Gobierno Nacional.

Instrumentos de fomento para el acceso a la vivienda urbana y rural

Frente a instrumentos de fomento para el acceso a la vivienda urbana contempla disposiciones relacionadas con el Fondo Nacional del Ahorro, el Subsidio Familiar de Vivienda, créditos de vivienda individual, garantías para la financiación de vivienda y para bonos hipotecarios para financiar cartera hipotecaria, leasing habitacional y para títulos emitidos en procesos de titularizacíón de cartera hipotecaria y leasing habitacional.

Igualmente, hace alusión a la Política de Apoyo al Arrendamiento Social y beneficios y promoción en materia de vivienda a favor de los docentes y directivos docentes del sector oficial, para población joven y a favor de las mujeres víctima de violencia intrafamillar.

En términos de vivienda rural, define criterios para la formulación de la Política Pública en la materia y la atención en zonas de difícil acceso. Frente a la financiación de la vivienda de interés social rural, se encuentra como principal fuente de financiación los recursos asignados en el Presupuesto General de la Nación, sin perjuicio de otras fuentes de financiación que se puedan implementar como los recursos provenientes del Sistema General de Regalías e incluso de inversión privada. Así mismo, incorpora mecanismos de promoción del crédito hipotecario y de leasing habitacional.

Se resalta también la creación del Catálogo Nacional de Vivienda Rural como base de registro de intervenciones de vivienda en zonas rurales que será publicado en datos abiertos, retroalimentado y actualizado por parte de universidades, organizaciones y actores locales o empresas con trabajos en campo.

En el marco del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera

La Ley consagra Proyectos de vivienda y usos complementarios en el proceso de reincorporación y normalización. Dichos proyectos buscan resolver en suelo rural las necesidades de vivienda, servicios públicos, espacio público, equipamiento y vías requeridas para la consolidación, transformación o reubicación de los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR). Estos, podrán ser ejecutados de manera directa o indirecta a través de cualquier modalidad contractual. Precisa que, los POT no serán oponibles a la ejecución de estos proyectos.

También, señala la participación de los Consejos Territoriales de Planeación (CTP) en la incorporación de los proyectos de vivienda aprobados en los los Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR). Los PATR son planes que permiten consolidar la información recolectada en toda la ruta operativa, para elaborar el documento final de planeación en cada región PDET.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *